soportes para backups

Soportes para Backups

Hablaremos de los soportes para backups más utilizados y recomendados.

Una de las primeras dudas a la hora de diseñar nuestro sistema de copias de seguridad es donde almacenarlas. Es evidente que cuantos más lugares diferentes tengamos para almacenar la copia más probabilidades tenemos de recuperar los datos si ocurre algún problema pero, también esto nos obliga a llevar un control estricto de los aparatos para que no caigan en manos ajenas.

Los soportes para backups más utilizados son:

Pendrive

Todos sabemos lo que es un pendrive, su tamaño y las altas capacidades que están alcanzando a un precio económico (actualmente podemos conseguir pendrive de 64 GB por unos 20€). La ventaja principal de los pendrive es poder almacenar una gran cantidad de datos en un tamaño reducido. Además, muchos vienen con software para proteger con contraseña y algunos ya usan la velocidad USB 3.0 (más caros evidentemente). No obstante, ese reducido tamaño los convierte en unidades propensas a ser extraviadas o sustraídas. Otra posible contra es, que al ser unidades que funcionan con pulsos eléctricos, son fáciles de corromper si se usan de mala manera o se extraen sin expulsarlas correctamente, por lo que no debemos fiarnos al 100% de los pendrive. Lo recomendamos como unidad de apoyo a la copia principal para tener otra opción en el caso de fallar la primera.

Disco Duro Externo

Una de las mejores alternativas para realizar copias de seguridad. Tenemos la versión grande de 3.5” y la pequeña de 2.5”. También podemos usarlos en cajas USB o en cajas de red NAS (Network Attached Storage, o lo que en castellano significa “almacenamiento conectado en red”). Aunque el tamaño pequeño de 2.5” es más apetecible por su peso y reducido espacio, la vida de la unidad es inferior al usar cajas poco ventiladas, por lo que recomendamos utilizar el tamaño grande. Las capacidades son altas a buen precio (discos de 3 TB por menos de 100€) y son de larga duración. Un problema habitual es que son sensibles a golpes fuertes y las partes mecánicas podrían sufrir daños durante los traslados, no es algo habitual pero puede suceder.

Cintas DAT

Se usaban con frecuencia años atrás y aún hay empresas que confían en estas unidades. Son similares a las antiguas cintas de cassete. Suelen ser utilizadas por empresas que necesitan guardar una gran cantidad de información en poco tiempo, ya que llegan a altas velocidades. El principal problema es el precio de cada cinta y del grabador, ya que es un sistema casi en desuso.

CD o DVD

Otra opción que se sigue usando para las copias de seguridad son los CDs y DVDs. Limitados por un espacio relativamente pequeño, puede ser muy útil para empresas que no necesiten guardar una cantidad de información. Existen unidades regrabables que permiten el borrado de los datos e insertar otros nuevos. Es necesario utilizar un software específico para realizar las copias y no llegan a altas velocidades. Es un sistema recomendado para empresas que necesitan conservar una cantidad de información relativamente pequeña en el tiempo en todas sus versiones. También útil para archivos de audio, vídeo y fotografías.

Tarjetas de memoria

Aunque habitualmente son utilizadas para almacenar fotos de nuestras cámaras digitales, pueden ser usadas perfectamente como unidad de almacenamiento externo. Desde el momento que se inserta en el lector se convierte en una unidad de memoria capaz de almacenar información en un espacio muy reducido. El principal problema es la relación espacio y precio, ya que suelen ser unidades caras respecto a la cantidad de espacio que presentan. No es algo habitual pero nos podría servir en un momento dado.

Disco duro interno

Es lo más “a mano” que vamos a tener. El mismo disco duro de nuestro equipo. Nada recomendable al tener toda la información en la misma unidad. Aunque sea un segundo disco duro o una partición del primario, seguimos corriendo el riesgo de que en caso de un accidente (subida de tensión, fuego, agua…) la torre completa se pierda con todo su contenido. Una buena opción es usar un equipo externo de la red sólo para copias de seguridad, aunque podría sufrir los mismos problemas mencionados, por lo que siempre es recomendable utilizar unidades externas.

Para concluir, recomendamos siempre utilizar varias unidades para realizar las copias. Siempre un mínimo de dos para poder estar usando una mientras la otra está en otro lugar perfectamente protegido (caja fuerte ignífuga, otro departamento…). Recomendamos disco duros externos de 3.5” y, si es posible, que sean especiales de NAS para asegurarnos que soportan altas temperaturas. No obstante, las otras opciones mencionadas también son válidas si tomamos las medidas de seguridad necesarias.

Para completar este artículo sobre soportes para backups le recomendamos también la lectura de La importancia de los backups y la frecuencia recomendada para la realización de los mismos.

 

Comparte esta noticia, Elige tu red social!
2018-01-15T15:12:21+00:00 10 octubre, 2016|